Clase y carácter

El coworking es un segmento del universo de la oficina contemporánea con un vertiginoso desarrollo. Conecta de manera exitosa los elementos clave del clásico empleo con la libertad del trabajo por cuenta propia.

En la actualidad hay un interés creciente en los espacios de trabajo compartidos, que ha dejado de ser dominio indiscutible de las start-ups. Cada vez es más común el ver a profesionales que buscan inspiración o reducir el coste del alquiler eligiendo coworking. Puede ser también una solución para aquellos que se encuentran lejos de la sede central de su compañía.

La opción de una oficina abierta no solo permite el trabajo individual en un entorno cómodo y moderno, sino que es también una fuente de inspiración y cooperación. La posibilidad del trabajo simultáneo y las relaciones informales intersectoriales son beneficiosas para los empleados y las empresas para las que trabajan.

Si quieres amueblar un espacio de trabajo compartido, necesitas tener en cuenta todos los aspectos ya mencionados del coworking. El resultado final garantiza las proporciones óptimas entre los lugares diseñados para desconectar, y los espacios comunes dominantes que constituyen la esencia del coworking. Es necesario recordar tambien el objetivo de preservar el carácter único del espacio.
Uno de los lugares de coworking más interesantes es un inusual edificio en esquina construido antes de 1900, que se convierte en un elemento característico de las calles adyacentes. El edificio hoy en día ha mantenido la forma original, remarcada adicionalmente por su fachada inclinada. A partir de la segunda planta del edificio, aumenta el tamaño de las oficinas en los pisos más altos. Gracias a los elementos de cristal en la fachada podemos incluso observar su interior; paneles individuales reflejan la imagen de los edificios circundantes y permiten combinar con su entorno. El exterior del espacio coworking es tan importante como el interior; lo armoniza con diferentes formas y colores expresivos.
El amueblamiento de tal interior debe coordinarse con el ambiente sin el riesgo de perder su carácter. Gracias a la experimentada elección de colores del producto MDD, se puede conseguir este objetivo. Es posible un gran abanico de opciones gracias a las sillas universales New School, con taburetes altos (zonas sociales) y las sillas tradicionales con base de ruedas. Estas últimas, junto con las sillas Ultra, pueden ser usadas también en áreas de trabajo. La opción de descanso y aislamiento es proporcionada por los pufs Bazalto y los asientos Mesh. El color es también importante: más dinámicos en lugares de cooperación y trabajo intenso, mientras que para áreas de descanso y recepción se buscan tonos más suaves.
Si quieres que tu oficina coworking destaque entre la multitud, debes usar soluciones vibrantes y energéticas. La ventaja innegable es la posibilidad de un ritmo de trabajo adaptable y si se diseña el espacio de manera proporcional, se estimulará y potenciará la creatividad de la gente.