El Pavilion by Krystian Kowalski

¡Este no es un estand cualquiera! El Pavillon es un espacio separado del resto del pabellón al que se ha dotado de un carácter moderno a la par que hogareño.

El Pavillon refiere al pensamiento modernista que supone al pabellón como un laboratorio para presentar nuevas formas, materiales y técnicas. Es una extensión de la filosofía de MDD en cuanto a los espacios públicos y de oficinas como lugares con un caracter acogedor, que incentivan interacciones naturales y respaldan las necesidades humanas.
El Pavillon se organizó de acuerdo con la convición de que nuestro ambiente afecta a cómo nos sentimos. Es un acto mutuo: nosotros definimos el espacio a nuestro alrededor, y este define nuestro comportamiento. El aspecto visual no es el único factor; ya en los tiempos antiguos se tenía la creencia de que el ser humano no es un ser independiente que accede a un mundo que se le es otorgado, sino que el espacio le convierte en parte del mismo. Es realmente interesante poder entender mejor cúan fundamentales son las decisiones sobre el espacio en el que pasamos el tiempo.
En adición a la Sala de Reuniones Hako definiendo de manera clara el espacio, la esencia del Pavillon son las transiciones naturales entre zonas individuales. Su papel es definido por el uso adecuado del mobiliario. No hay en este espacio salas cerradas, excluyentes. El techo tiene como límite una estructura de papel y vigas de madera, mientras que el patio – gracias al elemento circular que lo corona- mantiene contacto con el mundo exterior.
Siguiendo los principios del prototipo modernista, definido por Henry-Russell Hitchcock como “arquitectura de exhibición”, el Pavillon es, por un lado, un espacio donde mostrar productos y tendencias de diseño de interiores, y por otro lado, un proyecto arquitectónico independiente.