El color habla. Las muchas caras del marrón

El papel marrón y las cajas de cartón solían estar asociados con el tipo de packaging más barato en el mercado. Hoy en día, suelen resaltar la relación entre el producto y la naturaleza.

El color de la madera y de la tierra lucen estupendamente en el diseño de interior. Así que puede ser sorprendente -a pesar de sus connotaciones positivas- que el marrón se encuentre en la parte más baja del ranking de colores favoritos. La razón es prosaica: es neutral y, a pesar de una gran cantidad de tonos disponibles, casi invisible y sin energía. Su carácter viene determinado por la decoración adicional del interior, que se verá cómoda y elegante con la participación de los marrones.
system biurek Ogi A
Este color tiene a estar relacionado con la historia y la tradición. Como el negro, significa prestigio y seriedad, pero tiene un toque más cálido y positivo. Mientras que el negro impone cierta distancia, el bronce crea sensación de seguridad y proporciona al interior un carácter acogedor. Los muebles en marrón oscuro funcionan bien en oficinas ejecutivas, oficinas de abogados y recepciones de instituciones que necesitan inspirar confianza. Es el color para la gente trabajadora que disfruta del orden.
En oficinas de estilo moderno, los marrones y los beiges son cada vez más comunes. Proporcionan claridad y frescura a la habitación, así que encajarán perfectamente con estilos biofílicos y escandinavos. Destacan la tradición y la autenticidad, señalando la alta calidad de los productos hechos artesanalmente.
La neutralidad del marrón lo convierte en una base excelente para muchos tipos de configuraciones. Especialmente en composiciones con colores saturados. Conectándolo con el rojo hará referencia a tradiciones asiáticas. La combinación de tonos marrones con naranjas y violetas son siempre una buena idea. Los toques delicados del bronce junto al blanco reflejan ecología, especialmente con el apoyo de plantas. El marrón, como complementario del azul, dota de modernidad a cualquier interior.
Las posibilidades son ilimitadas. El marrón cuenta con una paleta de colores muy amplia y puede convertirse en una base excelente para otros tonos, así como ser el color dominante en espacios con un carácter más clásico.