El color habla. Verde, el color ecológico

El verde está asociado con la naturaleza y el frescor de primavera. Se usa a menudo en interiores inspirados en la biodiversidad. Su popularidad no viene dada por una moda temporal, sino que es una tendencia general que ha llegado para quedarse.
Una encuesta llevada a cabo por Lee Ellis y Christopher Fick muestra que el verde es el color favorito de las mujeres (27.9%). Los hombres eligen el azul como su favorito, siendo el verde el segundo. Las connotaciones positivas del verde lo convierten en un color indispensable para usar en interiores de oficina.

Cerca de la naturaleza

El verde mejora el bienestar, ayuda a relajarse y regenera la energía. Según varios estudios, con medio minuto de contemplación a una planta ayudamos a reducir nuestros niveles de estrés. El verde funciona en entornos informales diseñados para el ocio, pero también para espacios de trabajo en equipos creativos. Merece la pena usarlo en lugares en los que las situaciones de estrés se producen con frecuencia.
Ayuda en las negociaciones y crea una atmósfera de confianza que ayuda a tomar decisiones. Simboliza el consenso y la aceptación, y se encuentra en casi cualquier app o interfaz de usuario. Es un color muy común en salas de conferencia y espacios abiertos ya que ayuda a equilibrar nuestras emociones.

Asociaciones

Es muy interesante el hecho de que el color verde no tenga básicamente ninguna connotación negativa. Históricamente, simbolizaba las fuerzas oscuras y las enfermedades, quedando esto reflejado en el color de los venenos que podemos ver en los cuentos e historias para niños, pero hoy esta asociación ya no existe. Se usa en hospitales y centros de salud con resultados positivos. Investigaciones recientes llevadas a cabo por científicos de la Kansas State University muestran que los pacientes que se encontraban en habitaciones verdes necesitaron menos calmantes, tenían menor presión sanguínea y estaban más contentos en general. Es fácil suponer que asociaciones similares se pueden encontrar entre los trabajadores.

Dúos

Sólo hace falta una pared pintada de verde o tapizar algún mueble de este color para marcar la diferencia. Es un color perfecto para romper con interiores monocromos, dándoles carácter de zona de descanso. El blanco también es una buena compañía, dotando al verde de tonos pasteles. El verde mezcla muy bien con el negro en oficinas elegantes, mientras que además da sensación de amplitud en el interior.

La biodiversidad se inspira en la naturaleza y la copia; es por eso que no sorprende lo bien que combina el verde con los marrones o beiges. Tonos claros, como el amarillo pastel, azul o blanco aclararán el verde. Es importante saber, sin embargo, que un verde brillante combinado con azul brillante reduce la actividad física, así que es una mejor opción para zonas de descanso que para espacios de trabajo. Combinaciones que mejoran los niveles de energía pueden ser el verde y el rojo y el verde con un tono intense de amarillo.

El verde es un supercolor. Puede tanto aumentar nuestra eficiencia en el trabajo como ayudarnos en el descanso.