Estático pero flexible

El mercado cambia y las expectativas del trabajador cada vez más crean la necesidad de modernizar la manera en la que los empleamos. Nos obliga a crear condiciones más cómodas para el trabajo a distancia. La situación viene derivada de los postulados de la flexibilidad, especialmente en el caso de especialistas jóvenes y con talento. La confirmación del fenómeno se puede ver fácilmente en los informes sobre empresa e imagen de marca. Sin embargo, este modelo no es necesariamente el mejor desde el punto de vista de la innovación.

¿Qué significa flexible?

No es sin razón que el trabajo a distancia se ha convertido en sinónimo de flexibilidad. La posibilidad de decidir el lugar y la hora de llevar a cabo su trabajo es la ventaja mencionada más frecuentemente del freelance.
Los empresarios todavía apoyan y promueven un sistema más tradicional y estático, que se origina del hecho de que un equipo de éxito se construye en la oficina. Crear un lugar de trabajo que apoya la interacción, la comunicación y ayuda a los empleados a sentirse parte de la cultura de la empresa es una ventaja indiscutible. Ciertos análisis de empresas de headhunting indican que muchos de los encuestados sitúan la atmósfera de trabajo en la oficina por encima de la flexibilidad y el desarrollo profesional.
Crear un lugar de trabajo atractivo es el resultado de la mezcla de: las necesidades individuales emparejadas con las de la empresa, y la oficina en sincronización con los requerimientos del equipo. Tal solución nos ayuda a construir lealtad mientras mantenemos niveles altos de compromiso y productividad a largo plazo. Esto es particularmente valioso cuando los motivadores externos, como el salario o la sensación de estabilidad, decrecen.

Open space sin conflictos

La cooperación efectiva se da cuando los empleados forman un equipo bien integrado. Bien integrado, sin embargo, no significa homogéneo. Los trabajadores son distintos de la misma manera que su trabajo lo es. Las áreas comunes, donde se pasa un buen montón de horas a la semana, deben encajar con las preferencias y expectativas de todo tipo de persona. El resultado se puede conseguir proporcionando a los empleados con privacidad y comodidad, incluyendo la comodidad acústica.
Cabinas insonorizadas Hako, MDD
Cabinas insonorizadas Hako, MDD
Estudios llevados a cabo en espacios de trabajo claramente indican que el ruido y los sonidos desacompasados suponen el mayor dolor de cabeza para los encuestados insatisfechos con sus condiciones de trabajo. Esto es un problema para los open spaces en particular, y necesita que se le preste atención:

“Lo importante es organizar el lugar de trabajo teniendo al usuario final en mente”, explica Dymitr Malcew, diseñador de las cabinas acústicas de MDD. – “A la hora de implementar mis proyectos anteriores me di cuenta de que aunque había necesidad de cabinas acústicas, el trabajador no quería usarlas. Se encontraban en mitad de la estancia y se quedaban vacías. Hice una encuesta y encontré que la razón era el “efecto pecera”. Las cabinas no eran más que cajas de cristal sacadas de contexto que no cumplían con su papel. Cuando creé las cabinas decidí presentar dos variantes al usuario, una de ellas modular que se pudiera expandir según las necesidades”.

La cabina individual Hana asegura mayor privacidad acústica y visual que otros productos en el mercado. Ha sido diseñada para crear un espacio de retiro en un entorno ocupado. La cabina modular Hako deja en manos del usuario decidir el look final del producto. Incluso la más pequeña de sus cabinas promueve el trabajo en silencio, mientras que la versión extendida promueve el trabajo en grupos privados. La simple construcción de estas cabinas acústicas no hace más que destacar su flexibilidad, que es la base del diseño.

Creatividad individual

Se cree que la condición sine qua non de la actividad creativa es la tormenta de ideas y la dinámica. Científicos del Instituto de Personalidad y Estudios Sociales de la Universidad de Berkeley en California decidieron desafiar esta convicción. Eligieron un grupo de especialistas de varios campos de estudio que se distinguían por su iniciativa y su creatividad, y llevaron a cabo varios experimentos.

Se concluyó que el silencio y la soledad son elementos vitales de la dedicación al trabajo y a la mejora de proyectos. Las correcciones durante estos períodos son más precisas. También resultó que los equipos de nueve empleados generan menos ideas útiles que los equipos más pequeños. Adrian Furnham, psicólogo ocupacional, declara que existen pruebas suficientes para rechazar el tan usado método de la tormenta de ideas.

La llave del éxito es crear las condiciones de trabajo óptimas para todos los empleados. “Si vamos a pedirle a los empleados que trabajen en un open space, tenemos que proporcionarles una alternativa que cuente con un espacio verdaderamente privado”, explica Dymitr Malcew.

Variedad y cooperación

Es necesario acordarse de no sobrecargarnos de trabajo y olvidar por completo las interacciones en el trabajo. El objetivo debería ser mejorar las condiciones en las que la cooperación se lleva a cabo. Hay que encontrar el equilibrio entre extroversión e introversión, entre silencio y debate, entre descanso y acción intensa.
Una de las principales barreras hacia la alta productividad son las interferencias en el trabajo y los descansos forzados. Hoy en día se sabe que la multitarea, tan alabada durante muchos años, no es más que un mito. El cerebro humano no funciona así: lo que llamamos multitarea es en realidad la habilidad de saltar rápidamente de una tarea a otra, lo que acaba reduciendo la productividad y aumenta el riesgo de error. Hay que recordar, sin embargo, que estar rodeados de gente puede ser una incalculable fuente de inspiración.
En ambos casos los productos insonorizados, especialmente las cabinas acústicas, puede ser de ayuda. Las cabinas individuales dedicadas al trabajo de una sola persona, mientras que la variedad para reuniones ayudan al grupo; y ambas, asegurando la privacidad.

Silencio, por favor

Las oficinas grandes sin paneles de separación no son beneficiosos para los empleados o las empresas para las que trabajan. Es más, la actual situación económica empeora significativamente la situación. En los 70 en Estados Unidos había más de 45 metros cuadrados por empleado. Tras la primera década del siglo XX el número ha caído a no más de 18 metros cuadrados por persona.
Hoy en día, parece una perogrullada decir que el open space reduce la eficiencia y la capacidad de recordar. Trasladar a los empleados senior a los open spaces aumenta la tensión y la sensación de control constante. No solo reduce el trabajo en equipo sino que también afecta a la productividad del empleado.

Los grupos más efectivos son aquellos compuestos de varias personalidades. El hecho está confirmado tanto por estudios como por los datos obtenidos de las estructuras empresariales. El entorno de trabajo es vital, con la posibilidad de que haya interacción entre empleados tanto como espacios privados para cuando sean necesarios. No sólo salas de reuniones estándar, sino cantinas, centros recreacionales y áreas verdes son también importantes. Permiten una atmósfera más relajada, lo que a menudo es fuente de inspiración.
Más y más empresas entienden el valor de este equilibrio, y por lo tanto, de la creciente popularidad de los productos insonorizados y la planificación de la oficina. Incluso si esos productos pueden encontrarse en open spaces.